Nunca supe el tiempo que transcurrió desde que escuché el último latido de mi corazón y el regreso a la vida. Nunca supe qué pasó durante ese tiempo. Solo que había sido víctima de un infarto y estaba en el hospital. Había escuchado cómo retiraban todo tipo de instrumentos que eran necesarios para mi reanimación. Cómo quitaron la vía que daba acceso a mis venas y, poco a poco, mi cuerpo se estaba quedando frío. En pocos minutos sería absorbido por el rigor mortis y saldría de este mundo sin más. Pero algo había en mi interior que no era igual; algo me decía que aún estaba en la vida. Que estaba vivo aunque nadie podía notarlo. Una sábana blanca cubrió mi cuerpo y una nube intensamente negra cubrió mis sentidos.

Todo había pasado aquella mañana. Me desperté con un leve dolor en el pecho. Como otras veces, pero, como otras veces, no le di importancia. Abrí las ventanas y salí al balcón. El otoño se presentaba frio y lluvioso. Respiré el aire de la mañana y sentí la necesidad apremiante de un café para terminar de despertar. Fui al baño e hice mis necesidades, luego, entré en la cocina y puse a hervir un poco de agua. Preparé una taza con su café y azúcar a la espera de que el líquido elemento hirviera. Mientras tanto activé el botón de inicio del ordenador. Me gustaba tomar el café mientras leía los periódicos y echaba un vistazo a las redes sociales y a mi página web. Leí noticias del mundo que alteraron un poco mis sentidos. Las injusticias me podían. Maldije y pasé página. Luego olfateé los temas deportivos y, como no había nada especial, cerré. Abrí mis cuentas de redes sociales y sentí que era admirado por muchas personas. Dejé agradecimientos en algunos de los comentarios dedicados a mis poemas y di un sorbo corto al café. Me gustaba muy caliente, así que tuve precaución en no quemar mis labios y mi lengua. Después, un largo suspiro acompañó el primer verso de un poema. Escribí, como casi todos los días, un poema romántico−erótico que acompañaba con una imagen al estilo del mismo.

Contactarme: +34 697 31 77 59

contacto@delorenzoroman.com

Sobre el autor

De Lorenzo Román, escritor y poeta español. Nació en Cádiz (28-01-1959) y reside en El Bosque (Cádiz)

Desde niño sintió la llamada de las letras, a las que se ha dedicado casi toda su vida. Sus novelas llevan los pólenes de su vida, su esencia y sus recuerdos.

Sus poemas reflejan la desnudez de su alma. El amor, la pasión y los sueños se pueden encontrar en cada una de sus frases y versos.

Privado desde su niñez de los sonidos, introvertido y ausente, demuestra en cada una de sus obras la grandeza de su mundo interior.

El autor